fbpx
¿Qué me quiere decir mi hijo con su conducta?

¿Qué me quiere decir mi hijo con su conducta?

Hacer Cita

“Te está manipulando”, menciona la abuela, “La estás malcriando, no la cargues” comenta un tío, “Es insoportable” agrega el primo. Constantemente son comentarios que me comentan mamá y papá tras acudir a comidas familiares. “Estábamos todos en calma, nos reíamos, cantábamos y jugábamos. De la nada, al tomarle una de sus pelotas, empezó a gritar desesperado”; “Te prometo le doy todo lo que necesita, estoy y juego con ella, no soy una mala madre”. 

No eres mala madre, tu hijo está en desarrollo. Hemos comentado mucho sobre el cerebro y sus estados. Hoy quiero compartirte como sus reacciones nos hablan de la percepción que tienen sobre las habilidades desarrolladas y las que no. En cuanto a lo que pueden hacer frente y lo que no. 

Ante una situación de amenaza, que en niños se traduce en que invadan su espacio, le cambien la rutina, desconocer a los presentes, estar presentes ante gritos o golpes, el cerebro necesita sobrevivir y el niño reaccionará de tres maneras diferentes: 

“ATACAN” cuando perciben que pueden hacer frente y resolver la situación a través de las habilidades desarrolladas. Un niño cuenta con sus manos, pies, boca. Entonces, ante alguien que invada su territorio, le tome sus cosas o le grite: morderá, pegará, llorará pidiendo ayuda, se “defenderá con lo que tiene”. Lo que nos está diciendo es “creo puedo con esto”. Habrá que enseñarle cómo hacerlo, con la confianza de que se siente capaz de llevarlo a cabo. Recuerda, al enseñarle una habilidad como decir “es mío”, disminuye la aparición de aquellas inapropiadas como morder. 

“HUYEN” cuando perciben que algo más fuerte que ellos los ataca, sabiendo que, si corren o se alejan, estarán a salvo. Pensando en niños, cuando se le pide que realice algo que no saben como llevarlo a cabo, como recoger, puede correr; cuando otro niño le regresa el golpe y se da cuenta que, si es más fuerte que él, acude a un adulto; ante ruidos repentinos y desconocidos, se esconde. Será necesaria la presencia del adulto que le modele y enseñe la habilidad para que la próxima vez que se presente, el niño sepa qué hacer.  

“SE CONGELAN” Cuando perciben que no cuentan con las herramientas para hacer frente a la situación y su fuerza no es suficiente. Cuando se perciben sin habilidades, probablemente han aprendido que, tras haberlo intentado muchas veces, no lo lograron, por lo tanto, no son capaces.  “Tantas veces intenté que respetaran mi espacio y no lo logre.” PERCIBO que no puedo con esto. Entonces tenemos niños “que no se mueven”. Que peligroso. Los niños pueden, cuando se les enseña cómo. 

Como adultos, podemos interpretar las conductas de “berrinche” como una oportunidad para enseñarles habilidades o bien, como una actitud retadora del niño, sabiendo que el cerebro puede planear doble intención hasta los 6 años. Te invito a educar a través del amor, de la enseñanza para crear niños resilientes que se crean capaces. 

Te comparto dos recursos que complementan la información: 

https://consciousdiscipline.com/resources/cambiando-del-miedo-al-amore/

https://consciousdiscipline.com/resources/estados-mentales/

  • Licenciatura en Psicología.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.

Hacer Cita


Lety Chambon

  • Licenciatura en Psicología.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.
Hacer Cita

Deja un comentario