fbpx
¿Qué considerar para hacer actividades con hijos e hijas de diferentes edades?

¿Qué considerar para hacer actividades con hijos e hijas de diferentes edades?

Hacer Cita

Uno de los regalos más grandes que dan los padres son los hermanos. Cuando están pequeños y de diferentes edades, puede resultar difícil el planear las actividades para que todos estén entretenidos. Hoy les quiero compartir el objetivo de desarrollo por edades, algunos de los juguetes recomendados y cuales son importantes de evitar. Así te será más fácil tener a todos interesados. 

0-2 años. 

Los niños recién nacidos hasta los dos años tienen como objetivos de desarrollo el moverse, experimentar sentidos, explorar, confiar e incorporar el ambiente. A partir de los 4 meses, para ellos, todo es jugar. 

Se recomienda que jueguen utilizando sus sentidos, puede ser a través de tapetes sensoriales, cestas de naturaleza o estando en el suelo. Un muñeco de acompañamiento (muñeco de nudos), será su mejor amigo.  El FORT-DA es un juego en el que al tapar y destapar un objeto, el niño o niña aprende que los objetos aunque no los vea, están, en un futuro les ayudará a quedarse tranquilos cuando mamá tenga que irse. Se recomienda presentar estímulos sólo después de que el niño muestre interés. El juego en estas edades es sin reglas y de motricidad gruesa. 

Es importante evitar juguetes automatizados y pantallas pues la cantidad de luz y sonido hará que al niño se le dificulte asombrarse por los colores y los objetos reales. Los niños a estas edades no han desarrollado la capacidad de mantenerse sentados y hacer juegos o actividades de motricidad fina, por eso, las actividades académicas para ellos se traducen a jugar. 

2-4 años. 

Los niños de 2 a 4 años tienen como objetivo el entender y manejar los conceptos de retener y expulsar. Buscan exploración del espacio para probar sus destrezas manipulandolo. Es de importancia la repetición en actividades y destrezas, les ayudará a lograr representaciones mentales, es decir, lograr tener una imagen mental completa de los objetos. La gratificación es centrado en sí mismos, están desarrollando autonomía y seguridad personal. Buscarán elegir y poner límites para diferenciarse de mamá. Por eso, darle opciones puede ser tu mejor aliado. 

El espacio de juego recomendado sería el campo o jardín. Necesitan tanto juego no estructurado como estructurado. En el juego no estructurados o libre, simbólico o de fantasía, incorporarán el mundo y adquirirán habilidades por sí mismos. Los juegos estructurados, los que tienen límites y reglas claras, les ayudará a entender los turnos, el mundo social y límites. Pasarán horas haciendo actividades de ensayo y error, les fortalecerá la resolución de problemas y toma de decisiones. Es importante estimular el lenguaje en los cuentos y a través de presentación de nuevo vocabulario con juguetes como la comidita. Por último, propiciar juegos en los que se estimulen las funciones mentales: identificar, comparar, deducir, clasificar y ordenar,  serán claves para el pensamiento matemático posterior. 

Al evitar la sobresaturación de juguetes, le permitirá que el tiempo de juego sea para jugar; de lo contrario, lo utilizarán para distinguir entre todos los juguetes que hay sin llegar al juego. La tablet y la televisión se recomienda en muy poca medida pues sustituirán el que ellos sean los protagonistas de las historias, tiempo para manipular el mundo y volverse seguros. 

4-6 años:

En los niños de 4 a 6 años, los objetivos son el desarrollar habilidades sociales, el agudizar el gusto por la naturaleza, perfeccionar la motricidad gruesa y fina, desarrollar etapa pictórica (dibujo), consolidar identidad de género y tener herramientas ante la soledad. 

Se recomienda el contacto con la naturaleza: insectos, agua, lodo; los juegos al exterior, de imitación, como cuando una niña barre o regaña como la mamá lo hace. Los juegos de motricidad gruesa como brincar, ensuciarse y trepar, les encantarán.  Como adultos, sería la edad ideal para divertirse jugando juegos tradicionales: bebeleche, la cuerda o canicas. Para estimular la etapa pictórica, el dibujar o hacer arte con diferentes objetos como piedras, hojas, etc, lo amarán. El juguete de acompañamiento, elegido por ellos, les brindará el soporte para vencer miedos y la soledad. Buscarán jugar solos, de manera libre, con el fin de contar e interpretar lo que han vivido, pero sobretodo para encontrar las habilidades y herramientas con las que él o ella pueda contar para resolver problemas. Es importante, establecer reglas y consecuencias claras al comienzo de cada juego para evitar el miedo al castigo. Los  juegos con conceptos académicos les permitirán introducir los conocimientos con mayor facilidad.

Al jugar, se invita a tener cuidado con el uso de estereotipos de género o de tendencia a la violencia, a través del juego y de las verbalizaciones de mamá y papá, ellos incorporan reglas sociales. Los lugares reducidos, no serían los ideales para esta edad, en caso de solo tener ese espacio, no olvides hacer muchos juegos de motricidad gruesa. 

6 a 9 años: 

De los 6 a los 9 años, se busca el desarrollo e identificación corporal, y consolidar el autoconcepto: poder manejar reacciones, ritmo, equilibrio u orientación. Es el momento ideal de hablar sobre educación sexual.  Buscan conseguir un razonamiento lógico, amarán los retos y juegos de enigmas, categorías y series. El lenguaje abstracto es más elevado, disfrutarán el inventar o continuar historias, juegos de representación como caras y gestos o hacer obras de teatro.   

Los juegos recomendados son todos los deportes en equipo. Si a tu hijo no le gustan, probablemente es porque considera no tener las habilidades desarrolladas, tómate el tiempo para enseñarselas.  Disfrutarán el estar inscritos en una disciplina. Se apasionan con los juegos de mesa, identificarán sus habilidades y destrezas. Les gustará crear cuentos, nuevos juegos o representaciones. El juegos tecnológicos abonan al conocimiento académico. 

Al seguir consolidando su autoconcepto, se les podría dificultar el diferenciar los límites. Por ello, se recomienda evitar los juegos de destrucción, lucha o violencia. Es importante mencionar que las redes sociales no se consideran juego. 

Les comparto un juego que podría realizarse con hijos de diferentes edades: Jugar al restaurante. Los niños o niñas de 0 a 2 años buscará meter, sacar y apilar los platos de plásticos. Los de 2 a 4 años podría clasificar las frutas o verduras y buscar acomodarlas, serán los encargados de que el plato sea servido de manera adecuada. Los de 4 a 6 años podrán buscar los ingredientes en el jardín y realizar actividades de motricidad fina como cortar. Por último, los de 6 a 9 años, podrán asignar los personajes, actuar según su papel y narrar la historia. 

Te recomiendo los siguientes links para entender el juego de los niños:  

www.thegeniusofplay.org

https://www.pinterest.com.mx/juguetesninus/

https://www.youtube.com/user/theActionMovieKid

  • Licenciatura en Psicología.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.

Hacer Cita


Lety Chambon

  • Licenciatura en Psicología.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.
Hacer Cita

Deja un comentario