fbpx
Mi hijo solo dice el final de las palabras, ¿cómo le ayudo?

Mi hijo solo dice el final de las palabras, ¿cómo le ayudo?

Hacer Cita

Lo que vamos a tratar hoy es cómo trabajar con los niños que típicamente nos acortan las palabras como “ota” por pelota, “ato” por zapato.

Generalmente los papás utilizan en casa la estrategia del “silabeo” por ejemplo “Di MU – ÑE – CA”, pero cuando le digo dime pelota, sigue diciendo “eca”.

A partir de 2 hasta 2.6 años se espera que  los niños les suceda esto, un niño de dos años no tiene por que producir perfectamente las palabras y sobretodo las que implican una metría mayor o su fonética es más complicada. 

Hoy te quiero dar 3 tips para trabajar este tipo de problemática: 

Vamos a pensar un niño de 2.5 o 3 años que tengan problemas para producir las palabras largas. Es importante recordar que su pensamiento aún es literal por lo que debemos apoyarnos siempre de “material concreto” para que sea manipulable y visual para ellos. 

 

  1. Silabeo con material concreto: donde según el número de sílabas colocamos el material que hayamos elegido, vamos a hacerlo con la palabra ‘ZAPATO”, colocamos 3 fichas y vamos diciendo casa sílaba en voz alta. Ejemplo: ZA – PA – TO pidiéndole al niño que lo repita, poco a poco vamos aumentando la velocidad de producción invitando al niño a manipular las fichas. Es importante señalar que no es que con una vez que hagamos esta estrategia ya le van a salir todas las palabras largas al niño, recordemos que la constancia es la base. 

Cuando hacemos este tipo de estrategia hay que saber que cuando la palabra que es muy común para el niño a lo mejor tiene un fonema que es de dificultad articulatoria como la “rr”, es normal que el niño no la diga correctamente, pues es un fonema que se desarrolla hasta los 5 años, lo que nos enfocaremos es que articule todas las sílabas de la palabra.

Si tu hijo aún tiene un voabulario predominante de palabras bisílabas, no le podemos pedir que nos diga una palabra muy larga. Por lo que empezaremos a trabajar palabras cortas, como “GA – TO”, etc. 

 

  1. Silabeo musical: cuando nuestros niños son poco visuales los podemos ayudar con sonidos a través de instrumentos musicales, lo que haremos es primero identificar un sonido consonántico que pueda emitir de manera fácil y lo acompaño de vocales abiertas por ejemplo “a” y “o”. Haremos ejercicios de ritmo a través de patrones silábicos con dicha sílaba seleccionada. 

Ejemplo: Sílaba “PA” 🡪 papapa 🡪 papa 🡪 pa papa.

No estamos siguiendo un ritmo,sl contrario lo que queremos lograr es que aumente la metría silábica con ese fonema que sí le sale. Es importante agregar siempre la prosodia, que es el cambiar la entonación y ritmo de las sílabas que producimos y así el niño logra poner mucha más atención. 

Si no tenemos instrumentos a la mano, lo que podemos utilizar es a través de aplausos o golpeteos. 

Cuando hemos trabajado estas estrategias anteriores, podemos mezclarlas utilizando material concreto y mezclando sílabas con diferentes fonemas. Ejemplo: “MA – PO – BU”, mezclando consonantes que son fáciles para el niño y las que son de mayor dificultad para él. 

  1. Palabra complementada: esta estrategia la utilizaremos de 3 maneras, ya sea proporcionando el estímulo táctil, visual o auditivo de aquella sílaba que esta omitiendo mi niño. Ejemplo: exageramos la sílaba, imitamos sin sonido el modo de articulación de aquella sílaba o bien mediante contacto físico le recordamos al niño cómo debe producirlo. 

Recordemos que la constancia hace que se instale en el niño esa habilidad que deseamos que desarrolle. 

 

¡Nos leemos la siguiente semana! 

  • Máster en Trastornos de la Comunicación – Neurociencia
    de la audición y lenguaje – Universidad de Salamanca.
    Salamanca, España. (2015 – 2016)
  • Maestría en Neuropsicología y educación. Universidad
    Panamericana. CDMX. (2013 – 2014)
  • Licenciatura en Pedagogía. Universidad Panamericana.
    Aguascalientes, México.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.

Hacer Cita


Mariana de Anda Rodríguez

  • Máster en Trastornos de la Comunicación – Neurociencia de la audición y lenguaje – Universidad de Salamanca. Salamanca, España. (2015 – 2016)
  • Maestría en Neuropsicología y educación. Universidad Panamericana. CDMX. (2013 – 2014)
  • Licenciatura en Pedagogía. Universidad Panamericana. Aguascalientes, México.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.
Hacer Cita

Deja un comentario