fbpx
Herramientas de Estimulación de Lenguaje en Niños de 0 a 3 años

Herramientas de Estimulación de Lenguaje en Niños de 0 a 3 años

Hacer Cita

Muchas veces como papás nos preguntamos “¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a que desarrolle correctamente su lenguaje?, ¿Estaré haciendo lo correcto?” hoy quiero darte estrategias concretas y útiles que serán una guía en esos momentos de juego con nuestros niños. 

Como recordaremos en el primer año es la etapa de transición pre-lingüística hasta llegar a nuestras primeras palabras, el niño va conociendo el mundo, entiende la manera de comunicarse por lo que es importante estimularlo a través de:

  1. Seguimiento de mirada: para un buen seguimiento de instrucciones, es importante dirigirnos al niño cuando nos está mirando. Elaborar juegos de seguimiento de mirada a través de sonidos, presentando al niño el objeto y moviéndolo con el objetivo de que el niño los siga. Otra forma es presentarle objetos y marcar la trayectoria acompañado de un sonido con el objetivo de que él se aproxime a ese sonido, ejemplo: imitamos el sonido de una sonaja. 
  2. Onomatopeyas, es importante presentarlas al niño según el orden pues van de acuerdo a la etapa de desarrollo de lenguaje del niño.

Etapa pre-fonatoria (cuando el niño aún no habla) se le presentan únicamente con pequeños sonidos y movimientos. 

  1. Camello: movimiento de masticación.
  2. Caballo: trompetilla sin sonido. 
  3. Tortuga: chasquido de tronar la lengua con el paladar.
  4. Pez: choque de los labios (mp mp mp)
  5. Conejo: movimiento de nariz.

 

Etapa 2: Fonemas iniciales:

  1. Vaca: muu
  2. Oveja: bee
  3. Pato: cuak cuak
  4. Pollo: pio pio
  5. Cerdo: oink oink
  6. Gallina: Kikiriki
  7. Serpiente: ssssss
  8. Mono: ua ua
  9. Perro: guau guau
  10. Gato: Miauuu 
  11. León: aggggh
  12. Lobo: auuuu
  13. Rana: croak, croak.

 

Todas las anteriores van de acuerdo a la facilidad articulatoria del desarrollo de lenguaje. 

 

  1. Palabras funcionales seguidas por un gesto: deberán ser funcionales para el niño, que resuelvan sus necesidades por ejemplo:
  1. Dame: extendiendo la mano.
  2. Más: juntar las yemas de los dedos con ambas manos. 
  3. Yo: señalándose  con el dedo índice hacia él.
  4. Sí: moviendo la cabeza hacia arriba y abajo.
  5. No: cabeza de izquierda a derecha. 

 

  1. Miembros de la familia: es importante que al introducir vocabulario se le muestren fotos reales, para luego conforme cambia su pensamiento puedan generalizar esa palabra; es decir al inicio utilizamos una foto real del animal y luego los cambiamos por el dibujo (del pensamiento literal al abstracto, de lo real a lo imaginario). 

Para los miembros de la familia se comienza únicamente con el vocabulario de la familia nuclear, luego se amplía con la familia cercana y posteriormente a imágenes que simbolicen a los miembros de una familia de manera general.

Cuando el niño se encuentra en la etapa de los 12 a lo 24 meses, se espera que sea la etapa de las primeras palabras donde es importante alentar su intención comunicativa a través de no adivinar cuando señale, por lo que te sugiero las estrategias a continuación:

  1. Vocabulario familiar: nombrarle las cosas cotidianas que tenemos en casa y dejar al niño manipularlas, explorarlas y hacerle referencia con la palabra. 
  2. Comprensión de rutinas acompañadas de un calendario visual y un movimiento. Si observamos la rutina de un niño a esa edad, en realidad es muy repetitiva por lo que será valioso tenerla visible y hacerle referencia según el momento en el que nos encontramos y prediciendo el siguiente paso en la rutina. 
  3. Clasificación: comenzar por nombrarle al niño los objetos en este caso colores, algo que sea muy evidente, luego hacer el modelaje, le enseño primero la actividad y luego el niño la realiza, poco a poco retirar la ayuda según veamos que el niño la requiere. 
  4. Partes de su cuerpo: por medio de canciones e imágenes acompañadas de movimiento, podemos utilizar esta actividad en momentos que aluden a partes de la rutina tales como el baño o la hora de vestirse. 

 

A los 2 años es la etapa donde el niño comúnmente ya junta dos palabras en sus frases, comienza la “explosión de lenguaje” en el niño:

 

  1. Frases de dos palabras: por medio de pictogramas se recomienda empezar por una palabra que ya sea familiar para el niño o niña, por ejemplo “mamá”, si bien es un niño al que ya trabajamos con palabras funcionales podemos mostrarle la imagen de “mamá dame”.  De otro modo si lo hacemos únicamente de manera verbal puede ser cada vez que haga una petición diciendo una palabra, nosotros se la completamos “dame leche”.
  2. Introducción al pensamiento lógico matemático: se introduce el concepto muchos, pocos, al principio se hace de manera evidente y acompañado de un gesto (muchos – manos abiertas, poco – manos cerradas). Luego lo hacemos con material concreto para que el niño solo coloque la imagen de muchos o pocos, poco a poco cambiamos al material, se le colocan “fichas” y le preguntamos: “¿es muchos o poco?, el niño ya podrá responder utilizando el gesto o por medio de la palabra.
  3. Números: Como seguimiento al pensamiento lógico matemático, se le pasarán bits o tarjetones con los números representados por los dedos de su mano, en situaciones cotidiana podemos manejar el conteo imitando de igual manera la posición de los dedos y nombrando el número en voz alta, poco a poco verás que el niño comienza a relacionarlos con cosas que son propias tal como la edad que tiene. 

Por último a la edad de 3 años el objetivo principal de esta etapa es producciones mayores a dos palabras, introducción de vocabulario y adquisición de fonemas.

 

  1. Frases de 3 palabras: se introducen con palabras familiares y comenzamos a relacionar los verbos (con movimientos). 
  2. Vocabulario y adquisición de fonemas: se le deberá presentar al niño el mayor número de palabras posibles, ser muy cuidadosos en la forma en la que nos comunicamos en casa, por ejemplo si utilizo con frecuencia los diminutivos, en realidad tienen la misma terminación, y lejos de estimlar su lenguaje pueden confundirlo por la similitud de terminaciones,  por lo que también es importante llamar a las cosas por su nombre y no utilizar “esto, eso, cosa, etc”. Otra manera recomendable es también el juego de “veo, veo” que se utiliza de dos maneras lo hacemos por categorías de fonemas, colores, objetos utilizando tableros o bien elementos que veamos en actividades cotidianas.
  3. Introducción de verbos auxiliares como ”ser, haber, estar”: siempre acompañándolos de un gesto cada uno sin importar la forma en la que conjuguemos, lo que nos interesa es que el niño lo adopte.

Ejemplo:

Soy: juntamos el índice con el pulgar y movimiento hacia abajo. 

Estoy: ambas manos paralelas al piso.

Hay: palma de la mano extendida y señalamos el centro. 

Espero que te hayan servido estas estrategias para tus pequeños, si tienes algún comentario, no dudes en escribirnos aquí en Congreso Internacional MA-PA o bien si requieres de una asesoría personalizada puedes buscarme en Meraki – psicología y lenguaje soy la Maestra Mariana de Anda. 

 

MNE. Mariana de Anda Rodríguez

Co – fundadora de Meraki – psicología, neuropsicología y lenguaje.

  • Máster en Trastornos de la Comunicación – Neurociencia
    de la audición y lenguaje – Universidad de Salamanca.
    Salamanca, España. (2015 – 2016)
  • Maestría en Neuropsicología y educación. Universidad
    Panamericana. CDMX. (2013 – 2014)
  • Licenciatura en Pedagogía. Universidad Panamericana.
    Aguascalientes, México.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.

Hacer Cita


Mariana de Anda Rodríguez

  • Máster en Trastornos de la Comunicación – Neurociencia de la audición y lenguaje – Universidad de Salamanca. Salamanca, España. (2015 – 2016)
  • Maestría en Neuropsicología y educación. Universidad Panamericana. CDMX. (2013 – 2014)
  • Licenciatura en Pedagogía. Universidad Panamericana. Aguascalientes, México.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.
Hacer Cita

Deja un comentario