fbpx
El miedo como motor para avanzar

El miedo como motor para avanzar

Hacer Cita

A lo largo de la historia el hombre a sobrevivido gracias a su cerebro reptiliano (donde se encuentran todas las emociones), el mecanismo del miedo nos ha hecho diferenciar entre lo que es amenaza y lo que no. Gracias al miedo seguimos en el planeta tierra, evolucionando, cada vez más rápido. 

 

Entonces… ¿Por qué vemos el miedo como algo débil, algo malo, como una emoción que no deberíamos sentir?

 

En mi trabajo escucho continuamente frases dichas por mis alumnos o los padres de familia como: “Es que le da miedo”, “No se atreve”, “No tengas miedo”, “No quiero que sea miedoso”, “Tu eres muy valiente” y me he puesto a cuestionar muchas que esto es querer reprimir el miedo, como si no quisiéramos sentirlo pero lo hacemos de manera inconsciente porque no vemos más allá y no hemos identificado lo bueno que puede ser y lo mucho que puede impulsarte si lo sabes gestionar adecuadamente. Tanto rechazo a esta emoción me llama la atención y tengo la ligera sospecha de que es porque solo muy poca gente saber como usar esta emoción positivamente. Es decir, como no puedo superar mis miedos, intento reprimirlos, los rechazo y digo que es una emoción que no debería sentir. Caso contrario de una persona que sabe usar el miedo como mecanismo de defensa y lo usa positivamente. 

 

En mi opinión hay que dejar que los niños sientan miedo y hacerlos conscientes de sus miedos pero que aún así sepan canalizarlo. ¿Cómo podemos enseñar a los niños a enfrentar? Esto es lo que buscamos con la educación emocional. 

 

La educación emocional, como ya lo he mencionado en otros artículos y videos, es la estrategia para desarrollar competencias emocionales que nos ayudarán a responder positivamente a las cosas y/o adversidades que se presenten en nuestra vida.

 

En primera instancia, como padres hay que saber aceptar el miedo y saber identificarlo, cuando yo se que siento miedo, soy capaz de expresarlo y eso me ayuda a disminuir la tensión de mi emoción. Entonces mi hijo ve que yo soy capaz de compartir que siento miedo, y el aprende de lo que ve y de lo que yo hago, es decir, que en su desarrollo el será capaz de decir: “esto me da miedo”, lo cual es un paso enorme para poder gestionar adecuadamente su emoción. El niño no tiene miedo a decir lo que siente porque se siente aceptado al compartir sus miedos, no se le juzga por sentir esta emoción y así el tiene mayor oportunidad de usarlo positivamente. 

 

El miedo debe acompañarse en la infancia, repito, no pidamos a los niños que no tengan miedo. La frase más cercana a lo que deberíamos decirles podría ser: “Se que tienes miedo, veo que estas sintiendo miedo y esta bien” “Vamos a usar esta emoción y esa energía que el miedo nos da para poder entrar a la alberca y nadar” “Se que sientes miedo pero te acompaño y lo intentaremos juntos”. Con esta última frase se busca poco a poco ir dejando al niño hacer lo que le da miedo, solo para que adquiera la habilidad y pueda aprender a volar. 

 

También podemos trabajar el miedo por medio del control de los pensamientos, quienes son los que originan la emoción. El mindfulness es una herramienta excepcional para poder encontrar la calma y para aprender a vivir en el momento presente, sin fantasear ni generar cadenas de pensamientos negativos, pero esto se los platico en el siguiente artículo. 

  • Licenciada en Pedagogía por la Universidad Panamericana Campus Aguascalientes.
  • Directora de VEIE VIDA Escuela de Inteligencia Emocional en Aguascalientes.

Hacer Cita


Paola González Figueroa

  • Licenciada en Pedagogía por la Universidad Panamericana Campus Aguascalientes.
  • Directora de VEIE VIDA Escuela de Inteligencia Emocional en Aguascalientes.
Hacer Cita

Deja un comentario