fbpx
El Enojo

El Enojo

Hacer Cita

Dice Ana Llenas en su libro del monstruo de colores que “arde al rojo vivo y es feroz como el fuego, que quema fuerte y es difícil de apagar” y efectivamente el enojo es una emoción que nos hace reaccionar a las injusticias, es una emoción que se expresa externamente. Esto quiere decir que la manifestación de la emoción se ve en nuestros gestos, nuestros movimientos y nuestras palabras. La verdad es que es una emoción difícil de esconder y de controlar. Para saber gestionarla correctamente hay que tener entrenado el cerebro y nuestras emociones para poder canalizarlas adecuadamente.  

 

El enojo no es una emoción negativa, como muchos podrían decir, en realidad es que nos ayuda mucho a poder progresar, avanzar y realizar nuestros objetivos ya que nos da el coraje y la energía para lograrlo. Podría llamársele una emoción desagradable porque creo que a nadie nos gusta sentirnos enojados y también se le puede llamar desagradable en función de la respuesta que le demos a esa emoción. Es decir, cuando yo estoy enojado, no entiendo de razones y no veo más allá, estoy enganchado a la emoción y normalmente las acciones que hacemos cuando esta emoción nos secuestra, son acciones de las cuales nos arrepentimos unos minutos después. Decimos cosas que pueden herir a los demás y hasta acciones que nos pueden lastimar. 

 

Entonces, es importante saber usar el enojo a mi favor, observar ¿que me esta diciendo el enojo? ¿Por qué esta situación me hace sentir así? ¿Cómo puedo resolver esto de manera asertiva sin agravar el problema? Es más, no esperemos ni un minuto más para que tu puedas entender algo sobre el enojo. 

 

Toma una hoja de papel y escribe la palabra enojo. Ahora recuerda la última vez que sentiste esta emoción y pongas al lado de la palabra enojo, en qué parte del cuerpo sentiste esa emoción, trata de identificarlo. Ahora quiero que describas los hechos tal cual fueron en esta situación, SIN JUICIOS, solo contar los hechos. Debajo de esto escribirás los pensamientos que pasaban por tu cabeza en ese momento, ¿qué era lo que pensabas? ¿Qué te decía tu parte lógica del cerebro? Por último, escribe también ahí las acciones que realizaste en esa situación. ¿Qué fue lo que hiciste? ¿Qué dijiste?

 

Bien, has hecho un repaso de una emoción fuerte, ahora quiero que observes lo que escribiste y que pienses fríamente, ¿Qué fue lo que detonó mi enojo? ¿Realmente actúe como debía? ¿Mis pensamientos alimentaron la intensidad del enojo? ¿Qué pude haber hecho mejor? ¿Cómo puedo reparar el daño que hice?

 

Apuesto que ahora, viéndolo desde otra perspectiva, la imagen de esa situación cambia y pudiste haber actuado diferente. Esto es lo que buscamos con educación emocional, queremos que el coeficiente emocional de las personas aumente para poder solucionar nuestros problemas más rápido y de mejor manera. Este ejercicio que hiciste te podrá ayudar a controlar el enojo, a identificar en que situaciones es recurrente y aprenderás mucho sobre ti mismo. Trata de hacerlo por lo menos una vez a la semana y verás que cada vez podrás anticiparte a la emoción y saber como actuar racionalmente. 

  • Licenciada en Pedagogía por la Universidad Panamericana Campus Aguascalientes.
  • Directora de VEIE VIDA Escuela de Inteligencia Emocional en Aguascalientes.

Hacer Cita


Paola González Figueroa

  • Licenciada en Pedagogía por la Universidad Panamericana Campus Aguascalientes.
  • Directora de VEIE VIDA Escuela de Inteligencia Emocional en Aguascalientes.
Hacer Cita

Deja un comentario