fbpx
¿Cómo comunicarme con mi hijo para que entendamos lo mismo?

¿Cómo comunicarme con mi hijo para que entendamos lo mismo?

Hacer Cita

Muchas veces escucho en consulta: “le digo las instrucciones 3 veces y no me escucha”, “pareciera que no me entiende”, “acaba haciendo las cosas, pero no en tiempo y forma”, “le pregunto ¿por qué no obedece? y me dice que no sabe”, “me está retando.”

“No te entendí” Mamá grita más fuerte, el niño sigue sin realizar la tarea pedida. Cuando damos dos veces el mismo mensaje y obtenemos el mismo resultado de incomprensión, probablemente no estemos siendo claros. Hablar más fuerte no es hacerse entender, es cambiar el volumen. Explicar de otra manera, una más adecuada a la edad de los niños, sería hacerse entender. Consideremos tres factores de desarrollo básicos en niños menores de 7 años.

  1.   Pensamiento literal (0-6 años). El mundo se percibe con los sentidos, necesidad de experiencias directas y concretas para adquirir conceptos. “Cuando te pida mi bolsa negra, me refiero a ésta (mientras se le señala)” Relacionado a la observación, percepción e identificación. El darle instrucciones de forma verbal, sin que la lleve a cabo, implicaría el uso de pensamiento abstracto, correspondiente a la siguiente etapa. “Cuando indique guarda tus carritos, me refiero a que lo pongas en esta caja (mientras se realiza junto con él.)”
  2.   Temporalidad: Es hasta los 10 años cuando se consolida. A los 7 años, el concepto de duración, el tiempo pasado y futuro no es percibido por el niño como en el adulto. Verbalizaciones como “Tienes dos horas para jugar” “Tendrás tu premio en tu cumpleaños” “La próxima semana veremos a tu tía” nos indican incomprensión sobre el desarrollo del niño.  Usar el pensamiento literal, el material concreto para referirnos al tiempo, será tu mejor aliado: “Guardaremos los juguetes mientras escuchamos Baby Shark.”, “Después de dos noches hablaremos con tu abuela”, “Se compran dulce en la tienda los días que vamos a misa”.
  3.   Etapa preoperacional (2 – 7 años). Piaget indica que, a través de repeticiones, los niños/as organizan su pensamiento y conducta pues van entendiendo cada vez más el uso y la función de los objetivos o situaciones.  Por lo que haber explicado la instrucción una vez, no es suficiente, poco a poco la van incorporando. El narrarles la actividad mientras se realiza juntos, ayuda a mecanizar. “tomamos los zapatos del piso, abrimos el closet y los colocamos en su lugar”, las agendas visuales también serán de tu ayuda “observemos qué sigue en tus labores” y el felicitarlo por los pequeños logros dentro de un proceso “Ya sabes estirar la sábana, ahora aprenderás a doblarla” motivará al niño y le permitirá entender que es todo es parte de un proceso.

Estos serían los criterios para considerar a dar una instrucción. Otras herramientas que complementan son el contacto visual, el tono neutro, un comando a la vez, el haberlas enseñado anteriormente, el indicarle verbalmente lo que sí realiza adecuadamente, el enseñarle en la calma.

Anexo una guía para que puedas adecuar tus instrucciones con los 3 elementos. Contáctame cualquier duda.

DESCARGAR GUÍA AQUÍ

IG: @mapaags @merakipsicologia                    Cel: 449.395.53.92

FB: Congreso Internacional MA-PA    Meraki – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje

  • Licenciatura en Psicología.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.

Hacer Cita


Lety Chambon

  • Licenciatura en Psicología.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.
Hacer Cita

Deja un comentario