fbpx
4 Elementos necesarios en una actividad de conexión con mi hijo/a

4 Elementos necesarios en una actividad de conexión con mi hijo/a

Hacer Cita

“Un niño no ha madurado lo suficiente para tranquilizarse sistemáticamente de una manera lo

bastante efectiva y rápida que evite la actuación”  Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson.

 

Mamás y papás continuamente me describen:  “De la nada, no entiendo qué pasó, todo estaba bien, solo estábamos jugando, ya se había dormido y empieza desconsolado a llorar, gritar, necesita que esté con él para que se pueda calmar…Escucha a un perro ladrar, sale una escena en la película, le quitan su juguete, entra a un lugar con muchas personas y mi hijo llora sin una razón aparente. Noto un cambio de conducta instantáneo y desproporcionado, ocurre una transformación en  el tono de voz, tensa su cara, postura y músculos; la respiración empieza a ser rápida superficial, aparecen pensamientos obsesivos y saca conclusiones en base al peor escenario. ¿De verdad tengo que estar presente y con él para que se calme?” 

 

Si, es necesario estar presente. El programa de autorregulación y emociones “Conscious Discipline” nos indica la importancia de crear momentos de conexión para crear seguridad en los niños. Sabemos que la parte cognitiva del cerebro, la que permite tomar decisiones, regularse, anticipar, ser empáticos, etc; empieza a integrarse a los 5 – 6 años de edad y es hasta los 25 años cuando termina de madurar. Ante un estímulo que lo pone en estado de alarma es necesario un adulto que lo acompañe y le ayude a sentirse seguro. Una herramienta preventiva es brindarle momentos de seguridad y conexión para que ante un estímulo “extraño, le sea más fácil, junto con mamá y/o papá, llegar a la calma. 

Dibujos ilustrados por Isabel Urquiza

¿Cómo? Conscious Discipline nos indica 4 elemento que no pueden faltar en una actividad que propicie conexión y seguridad en los niños. Esta actividad es preventiva, es decir, se recomienda realizarla en momentos de calma, diferente a una explosión emocional intensa. Los elementos son:  

  1. Contacto visual: El estar uno a uno, frente a frente con el hijo, propiciar que, tras ser mirado, se sienta contenido. 
  2. Contacto físico: Tocarle la espalda, cabeza, manos, pies, abrazarlo produce endorfinas y reduce la hormona del estrés, el cortisol. 
  3. Presencia total del adulto: sin celular, sin otras personas. Un momento madre/padre-hijo. 
  4. Momento de juego o de diversión: Pueden ser canciones, juego libre, role-playing. 

 

Entre más momentos de conexión tengamos, se reduce la probabilidad de que el niño o niña, ante un miedo o situación que le cause inseguridad, pierda el control. Propiciar momentos continuos de seguridad con la presencia del adulto, aumenta la resiliencia del niño o niña y su capacidad para vivir diferentes emociones. 

 

Te comparto algunos links que complementan esta información: 

https://consciousdiscipline.s3.amazonaws.com/Free-Resources/Printable-Posters-Tools-Activities/FREE-Printable-Calendario-de-Conexiones-Carinosas.pdf

https://consciousdiscipline.s3.amazonaws.com/Free-Resources/Spanish-Resources/FREE-Spanish-10_Consejos_Para_Una_Disciplina_Consciente.pdf

  • Licenciatura en Psicología.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.

Hacer Cita


Lety Chambon

  • Licenciatura en Psicología.
  • Socia Cofundadora MERAKI – Psicología, Neuropsicología y Lenguaje.
Hacer Cita

Deja un comentario